Búsqueda

jueves, 20 de agosto de 2015

Asesoría Legal para Empresas y negocios

Todas las empresas necesitan de asesoramiento jurídico de vez en cuando. La mayoría de los gerentes no están seguros acerca de la gestión que debe realizar un abogado dentro de un negocio, por lo tanto, éstos son algunos consejos para una buena gestoría en la empresa.

A los abogados por lo general se les paga por hora y de acuerdo a esto deben responder por las solicitudes de sus clientes. En un principio se responde a lo solicitado, pero en realidad, un buen gestor de empresas puede hacer más. Esto le ayuda al  cliente a manejar la relación con su empresa de una manera reflexiva y estructurada.

Por supuesto, dentro de un negocio existen algunos temas en los que se necesitan orientación jurídica, para los cuales los abogados de empresas tienen los conocimientos adecuados. Como empresario no es posible conocer todas las cuestiones jurídicas, por lo cual es necesario recibir un asesoramiento objetivo sobre lo que necesita una revisión legal. Sin embargo, cualquier gerente o administrador debe estar en capacidad de controlar todos los temas legales de la empresa.

En este caso, los abogados de empresas deben identificar la información que el cliente necesita saber para que una decisión de negocios esté de acuerdo a los valores y la visión específica de la empresa. A los abogados se les paga para asesorar, pero hay que tener cuidado con un abogado que ofrece un asesoramiento y consultoría empresarial en vez de una asesoría legal. De esta forma, los abogados que asesoran a la empresa no deben decirle al cliente qué decisión tomar, pero deben informar de las consecuencias que se producirán en función de la decisión tomada. Por lo tanto, es una mala idea consultar con un abogado para obtener asesoramiento legal específico y luego pedir asesoramiento empresarial en general.

Es razonable que un cliente pueda esperar que el abogado esté familiarizado con la rama legal en que la empresa necesita asesoría, de otro modo, el gestor no estará en capacidad de brindar el asesoramiento ideal frente a los temas legales que representen mayor confusión.

De esta manera, cualquier cliente debe esperar que el abogado esté dispuesto responder a las comunicaciones y solicitudes de forma rápida, además debe contar con el tiempo necesario para discutir los asuntos importantes del negocio y de su posición legal frente al medio del cual hace parte. Será menos costoso para una empresa si el abogado está familiarizado con el negocio y las preocupaciones que éste genera. Por consiguiente, si un abogado está tratando de saber más acerca de la empresa sin cobrar por ese tiempo, está ofreciendo un valor agregado a su servicio y se puede decir entonces que el negocio se encuentra en buenas manos.

No hay nada malo en solicitar los servicios de más de un abogado de empresas, cada uno con experiencia en diferentes áreas. Esto ayudará a crear una estructura reflexiva para recibir asesoría legal y entender todo lo pertinente a los asuntos legales propios de la empresa o negocio que requiere de la asesoría. Así, es preciso entonces gestionar eficazmente las relaciones con los asesores legales. Si el abogado no está respondiendo a las instrucciones razonables, lo mejor es buscar un abogado diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario